El equipo de Advium ha desarrollado un amplio inventario de amenazas que se derivan del propio código penal y otras que a pesar de no constituir un delito penal, si pueden suponer problemas de importante repercusión para las sociedades. La organización podrá diseñar su propia batería de amenazas, tanto entre las penales como las ilícitas, pudiendo evaluar de forma distinta para las sociedades, actividades o emplazamientos diferentes.